domingo, 25 de agosto de 2013

Felipes


¡¡¡Buenaaasss!!!

Ya estoy otra vez por aquí, después de bastantes días sin publicar nada, pero es lo que tiene agosto, que andamos todos un poco perdidos...

Y que conste que no es porque no haya hecho ningún dulce en estos días, (que ha caído más de uno, jejeje...) sino porque no han superado el "control de calidad". Y es que desde que he empezado con este blog, me he propuesto publicar sólo esas recetas de 10, que hacen que empieces a comer y no puedas parar. El problema es que pasen o no pasen el control de calidad, los publique o no los publique, aquí no se tira nada, así que en busca de la receta perfecta en mi casa nos vamos a poner como ballenas... 

En fin, que me enrollo como las persianas... 

El caso es que para hoy que teníamos comida familiar no me he querido arriesgar y he preparado una de esas recetas que es un clásico aquí en Murcia y que nunca falla: Felipes





Es uno de esos postres facilísimos de hacer, que no necesita horno (lo que es algo a tener en cuenta en estas fechas) y que gusta a todo el mundo.

La verdad es que yo siempre lo había hecho a ojo, pero esta vez he pesado y medido las cantidades para poder poneros la receta y que quienes no los habéis probado nunca veáis más o menos como quedan, aunque ya os digo que de esto no hay receta, es al gusto.

Bueno pues según "mi gusto", necesitamos:



  • 1 paquete de galletas maría hojaldrada
  • 1 tarrina pequeña de margarina (250 g.)
  • 300 g. de chocolate en polvo (tipo Valor a la taza)
  • 1 vaso grande de leche
  • 2 cucharadas (Tbs) de azúcar
  • 1 cucharadita (tsp) de café soluble
  • 1 cucharadita (tsp) de ron u otro licor que os guste
  • 150 g. de coco rallado

Primero preparamos el relleno, que es simplemente mezclar la margarina con el chocolate en polvo hasta que esté perfectamente integrado. Yo lo hago con una batidora de varillas y está hecho en un pis-pas.

Después en un plato hondo ponemos la leche a temperatura ambiente (o ligeramente templada), añadimos el azúcar, el café soluble y el licor y mezclamos con una cuchara.

En otro plato hondo ponemos el coco rallado, y ya está todo preparado para empezar a rellenar.





Mojamos una galleta en la leche con cuidado de que no se empape demasiado que si no se rompe, (aunque así nos vamos comiendo las que se van rompiendo, jajaja...) la untamos con el relleno de chocolate y la tapamos con otra galleta bañada en la leche. La pasamos por coco rallado y listo, a la boca, digo... al plato...










¿Es fácil o no es fácil? Pero lo mejor es que están de muerte. 

Por cierto hay que dejarlas en el frigorífico unas horas para que la galleta bañada coja la consistencia adecuada, mejor si es de un día para otro.





Bueno, espero que si no los habéis probado nunca lo hagáis, porque esta es una de esas recetas imprescindibles, por lo fácil y rápido que se hace y lo bueno que queda el resultado.

Hasta la próxima...

Besicos,


Image and video hosting by TinyPic

4 comentarios:

  1. Mmmmm....que buenos....
    Susana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Susiiiii!!! Cuánto tiempo que no nos juntamos para comernos una bandeja de estos, eh? Habrá que remediarlo...

      Eliminar
  2. Vaya, esto tiene una pinta..., y no parece demasiado difícil para mí (que no me gusta la cocina), y llevando chocolate me gusta seguro!!! Tengo que hacerlo.
    Besitos,
    Cristina.
    Blog de Copittos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Realmente es un postre sencillísimo, pero que a todo el mundo le gusta. Si los haces ya me contarás...

      Eliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario. Estaré encantada de leer cualquier mensaje, opinión, duda... lo que sea que quieras decirme ;-)



LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips